Werner von Mayenberger

Call Me By Your Name: la historia de un amor universal.

Luca Guadagnino, director italiano, se posiciona hoy como uno de los favoritos de los Oscars de este año y no por menos, uno de los más devastadores y románticos, pues más allá de poner en pantalla un romance homosexual, ha logrado llevar a las salas de cine una de las adaptaciones románticas más universales de los últimos años.

Call Me by Your Name, basada en la novela homónima de André Aciman, nos cuenta la historia de Elio, un joven de 17 años que se enamora de Oliver, un guapísimo estudiante norteamericano que va a terminar su doctorado a la casa de sus padres ubicada en la hermosa región de Liguria, Italia.

De esta forma, la película nos envuelve con hermosos parajes que evocan y refuerzan un romance que se posterga a lo largo de la película, hundiéndonos en nuestros asientos esperando ese beso, el contacto carnal y la concreción de lo que se va gestando a medida que avanza el filme. Ambientado en 1983, el escenario nos lleva a revivir una época que cada día que pasa parece más lejana, en donde el contacto visual, el diálogo y las anécdotas del cotidiano, se alejaban de las redes sociales y la impersonalidad que reina en la actualidad.

Un amor, sin duda adolescente, que nos llega a todos, pues parece una representación global, al encarnar personajes sumamente interesantes que más allá de expresarse libremente, se comunican a través de pequeños gestos que funcionan bajo la dinámica de un primer y tímido amor, que aun cuando fuese platónico (en nuestros casos), resulta por ser un primer enamoramiento inolvidable, sobre todo, cuando hablamos de dos enamorados que se distancian en edad. Así, el filme nos va introduciendo de manera muy lenta y pausada, casi contemplativa, en el núcleo de un romance que hará crecer y madurar sobre todo a Elio a través de una desilusión amorosa, que no se presenta como algo devastador hacia su yo exterior, sino hacia lo más profundo de su corazón, y que finalmente, como para todos, resulta necesario.

De esta forma, la cinta se centra en el deseo encarnado en el cuerpo y la esperanza del contacto. Con una actuación sumamente conmovedora, Timothée Chalamet nos transmite esa necesidad silenciosa y juvenil, casi desesperada del tacto. Mientras que el director a través de la composición estética de cada uno de los cuadro nos invita a observar el fruto de ese deseo, contemplativo, erótico que representa Oliver.

Si bien, la película cuenta con todos los recursos para crear una sinfonía amorosa en donde la plasticidad, la música y los diálogos nos cautiven, muchas veces produce un agotamiento emocional y mental que agobia, pues el relentí de la trama a ratos, nos cansa o aburre, más aún cuando estamos acostumbrados a películas y romances más dinámicos.

Con diálogos que en instancias rayan en un coqueteo existencialista juvenil, la película deja tramas abiertas y misterios sin resolver  (como la sexualidad del padre), pero patentando esa primera necesidad carnal que a veces nos lleva a sentir vergüenza y a acallar emociones que ojalá en nuestra adolescencia pudiésemos haber concretado.

Por otro lado, y es imposible no destacarlo, el filme nos lleva a enamorarnos y sumergirnos en el verano italiano – francés que cautiva y germina en nuestros corazones emociones que parecen olvidadas de nuestra juventud, con una contemplación corporal digna de la cultura grecorromana y con una musicalidad que evoca al cine europeo de antaño. Call Me By Your Name, es una película que vale la pena contemplar para recordar esos años en los que el amor se vivía para conocer, crecer y más que nunca, evolucionar.

Dato OjoenSerie: según planteó su director en  un coloquio realizado en el Festival de Cine BFI de Londres, no descarta la posibilidad de realizar una segunda parte de la película, ambientada siete años después de la bajada de telón de esta entrega.  Sabemos que las segundas partes muy pocas veces superan a sus predecesoras,  por lo que esta noticia no resulta muy alentadora. Esperamos que Guadagnino, no asesine la atmósfera que generó Call Me By Your Name, dándonos respuestas que muchas veces no son necesarias, convirtiendo a su película en el Before Sunrise de nuestra década.

FICHA TÉCNICA

Puntuación OjoEnSerie: 7.5

Puntuación IMDB: 8.3

País: Estados Unidos

Año: 2018

Director: Luca Guadagnino (Io sono l’amore, A Bigger Splash)

Guión: James Ivory

Reparto:

Elio – Timothée Chalemet (Lady Bird, Interstellar, Homeland)

Oliver – Armie Hammer (The Social Network, Nocturnal Animals, Gossip Girl)

Mr. Perlman – Michael Stuhlbarg (The Shape of Water, The Post, Doctor Strange)

 

TRAILER

Por Werner von Mayenberger R

Anuncios

The Shape of Water y el afán inclusivo de los premios Oscar de este año:

El teatro, el cine, la literatura y el arte en general, aunque se discuta, siempre ha tenido un vínculo irrefutable con su contexto y con la sociedad que se gesta a su alrededor, como se puede ver en las nominaciones al Oscar de este año, que sin dudarlo y casi a propósito, han propuesto películas que son reflejo de una de las principales necesidades de nuestro entorno: la inclusión y el respeto por la diversidad.

Es por esto, que no nos parece extraño que Guillermo del Toro, sincronizado con una necesidad social, logre posicionarse como el favorito de los críticos y el público, presentando un filme que engloba todo lo que los premios de la academia pretenden destacar este año: personajes segregados, empoderados; que hablen de su sexualidad libremente y que se posicionen sobre un mundo que parece ser arcaico y falto de comprensión, con villanos que no presentan ningún tipo de matiz, separando casi absolutamente lo “bueno” de lo “malo” y dando una visión, que en efecto, promueve la inclusión, pero que parece absoluto.

De esta forma, la talentosa Sally Hawkins, encarna a Elisa Esposito, un personaje que pertenece los sin voz (literalmente), que resulta en suma adorable, cercano y sobre todo humano, que luego de los primeros quince minutos, cala hondo en nuestros corazones. Elisa es un alma noble, cuida a su vecino (un artista homosexual frustrado), y escucha pacientemente los alegatos de su compañera de trabajo negra que segregada por la sociedad contextual del filme y disminuida por su marido que “no la escucha”, se la lleva reclamando frente a lo que nuestra protagonista solo sonríe.

Elisa trabaja en el servicio de limpieza de una instalación militar donde conoce a un peculiar “hombre pez” que termina por enamorarla. Así, el personaje se nos presenta dentro de una dinámica de cuentos de hadas, que si bien, es repetido, encaja perfecto en nuestra sociedad actual. La película incluso, comienza con una narración de voz en off, que prelude los acontecimientos, y nos informa que lo que vamos a ver es, en efecto, “un cuento de hadas”, siendo inevitable pensar en el cliché de la Bella y la Bestia, y relacionar la mudez del personaje hasta con La Sirenita, pues Elisa es una fan acérrima de los musicales y el Tap, de las películas románticas y aunque no se nos informe, sabemos que es una enamorada del amor y lo encontrará en el lugar menos esperado.

Así, del Toro nos presenta una fantasía donde la inclusión, el respeto y el amor, se patentan como núcleo dramático. Para ejemplificar lo anterior, enfoquémonos en la relación sexual que mantiene la protagonista con la “bestia acuática”, situación que no pasa desapercibida para los espectadores, y mucho menos para los personajes, quienes, al no emitir un juicio de valor, destacan la idea de un amor sin barreras (en su forma y contenido), resultando de esto algo único y pocas veces antes visto en pantalla.

Por otro lado, el mismo personaje acuático, en este caso la bestia, se presenta como una metáfora inclusiva, pues “a primera vista”, no expone su valor y se nos muestra tal como el resto lo ve: como algo barbárico, anecdótico, desconocido, pero a medida que avanza el filme vamos viendo que esta extraña criatura trae consigo “súper poderes” que terminan por representar: “lo bello que está detrás de las cosas que a primera vista nos parecen extrañas”.

El villano por su parte, refuerza nuestra teoría, ya que se posiciona como algo absoluto, ciego, y determinista. Michael Shannon, es el encargado de dar vida a Richard Strickland, el encargado del proyecto que Elisa pretende proteger. Richard no tiene alma, es materialista, machista, y no presenta ninguna debilidad, ni matiz, presentándose como un mal oscuro, terco y demasiado extremista (a mi gusto), un Pastor Soto cualquiera (dirían), pues aun cuando se nos muestra en familia, con una mujer e hijos, no se deja espacio para dudar de su maldad, y ni siquiera se justifica, terminado por ser, odio e incomprensión pura, contraponiéndose al personaje de Elisa, que acepta lo que sea, como sea.

Entonces, The Shape of Water, viene a ser una demostración de lo solos que hemos estado en el mundo, preocupados de nosotros mismos, y de los defectos del resto. Elisa, por primera vez no se siente sola, Elisa por primera vez siente que la comprenden, que la escuchan como solo ella ha sabido escuchar.

Finalmente para terminar-refirmar el trendingtopic de los Oscar, basta decir que The Post, que aborda el empoderamiento femenino, Call Me by Your Name, que nos muestra un amor de verano homosexual, al más puro estilo del cine de autor italiano de antaño, Get Out que metaforiza la opresión de los negros, Lady Bird, con la incomprensión adolescente y nuestra nominada nacional Una Mujer Fantástica con una protagonista transexual (no seguiremos repitiendo), nos dejan en claro que este año, el gran ganador resulta ser todo aquel que en algún momento se sintió fuera de este mundo, y aunque del Toro no es novedoso incluso en su historia (existe un corto que presagia -bastante- su película: click aquí), logra darle voz a quienes más han gritado este último tiempo.

FICHA TÉCNICA

Puntuación OjoEnSerie: 7.0

Puntuación IMDB: 7.8

País: Estados Unidos

Año: 2017

Director y guion: Guillermo del Toro (El Laberinto del Fauno, Don’t Be Afraid of the Dark, Crimson Peak)

Reparto: 

Elisa Esposito – Sally Hawkins (Godzilla 2014, Blue Jasmine, Maudie, Paddington I y II)

Richard Stickland – Michael Shannon (Take Shelter, Midnight Special, Nocturnal Animals)

Zelda Fuller – Octavia Spencer (The Help, Gifted, The Free World, The Divergent Series)

TRAILER

Por Werner von Mayenberger Risi

3%: La igualdad es una ilusión convincente.

mv5bytezowyzzdktotkzzc00ztcylthjzdytnda2y2y1ytcxmznlxkeyxkfqcgdeqxvymtkzoduwnzk-_v1_Las distopías están de moda, y aunque podríamos decir que no es del todo una moda nueva, ya que películas como Hunger Games, Divergent, V for Vendetta, The Matrix y por último el clásico cinematográfico Metropolis han representado sociedades indeseables. El ficcionar estructuras de tal manera que representen, y sobretodo extremen los vicios morales de nuestra sociedad a través de una regulación que beneficia tan solo a una parte de los miembros de esta sociedad ficticia, y estableciendo un orden jerárquico a través de una reestructuración política y social que no sería arbitraria, hoy por hoy, nos viene a hacer más sentido que antes.

3% primera serie brasileña original de Netflix, es muestra de esta necesidad cinematográfica de purga social, posicionandonos en un futuro en donde existe una sociedad que está dividida en “dos lados”, uno ubicado en el “continente” donde reside el 97% de la población unificado por la devastación y la pobreza, mientras que existe otro establecido con tan solo en 3% de la población en una isla en Alta mar, donde se instaura y mantiene “el progreso”.

Dentro de la ficción el 3% beneficiado dentro de este mundo distopíco, es seleccionado al cumplir 20 años a través de lo que llaman “El Proceso”, que contempla una serie de pruebas donde se explotan las capacidades sociales, emocionales, físicas y psicológicas de cada participante, para ver si realmente son “lo mejor de la sociedad” y contienen el “mérito” necesario para formar parte del 3% más privilegiado. Patentando así la “igualdad” a través de la posibilidad que posee cualquier ser humano a pasar por “El Proceso” al menos una vez en la vida.

mv5bnmrmzgiyodatmzkyms00ytzklthmmzmtm2m0y2jiotm3nzhkxkeyxkfqcgdeqxvynju5nzg2mda-_v1_

Lo increíble de esta primera producción brasileña para Netflix no es su “originalidad” puesto que muchos de sus elementos podemos reconocerlos en un sinfín de producciones anteriores al rededor del mundo, sino que destaca por su calidad y estructura cinematográfica. Síndrome de esto es que en un comienzo, para aquellos que estamos acostumbrados a ver producciones completamente en ingles, el seguir una trama en portugués nos puede resultar tedioso, pero una vez que nos introducimos por completo en la trama, el idioma pasa a segundo plano, demostrando que la serie no tiene nada que envidiarle a las creaciones gringas. Una puesta en escena que cualquier productor latinoamericano envidiaría, con actuaciones que se encuentran a la altura de una superproducción y una trama que envuelve y nos mantiene atentos durante todo “el proceso” al que los personajes se son enfrentados, demuestran que Netflix no discrimina presupuestos en realizaciones internacionales.

mv5bnwvjzjfiy2etn2y1zi00ytnkltk2ogqtmdm3mjzjzwfmndzil2ltywdll2ltywdlxkeyxkfqcgdeqxvynju5nzg2mda-_v1_De esta forma, no nos resulta difícil empatizar con los personajes y es gracias a sobretodo esta distopía que nos cuestionamos nuestro actuar y vemos representados valores morales mundiales en pantalla, que nos llevan a preguntarnos qué haríamos si nos viésemos enfrentado a las situaciones que aquí se representan.

Destacar sobretodo, lo entrañable que resulta que el escenario esta vez esté contextualizado en Brasil, alejándonos en este sentido de la típica producción hollywoodense.

3% está basada en una película brasileña que lleva el mismo nombre, estrenada el 2011 y que   lamentablemente no podemos encontrar en la plataforma digital.  Ambas producciones están creadas por Pedro Aguilera, quien no tiene un gran repertorio televisivo ni cinematográfico. Sin embargo, dentro del elenco podemos reconocer algunos rostros como el de Bianca Comparato, gracias a su actuación en Av. Brasil. 

3%

3% una serie que vale la pena ver, una trama que vale la pena explorar, donde se exponen teorías sociales y de comportamiento grupal bastante interesantes que nos atrapan y no nos dejan indiferentes. Todo un logro para la televisión e industria brasileña. Sí te gusta este tipo de producciones llenas de acción, intriga y críticas sociales evidentes, debes darle play.

FICHA TÉCNICA

Puntuación OjoEnSerie: 7.5

Puntuación IMDB: 8.0

País: Brasil

Año: 2016

Creador: Pedro Aguilera (3% Movie)

Reparto: 

Ezequiel – João Miguel (Estõmago)

Michele Santana – Bianca Comparto (Av. Brasil)

 

TRAILER

Por: Werner von Mayenberger Risi